Home

Me he enterado de que aprobaron este viernes una nueva Ley de Propiedad Intelectual durísima, ¿ya está en vigor?
No. Queda todo el trámite parlamentario, por lo que la entrada en vigor de estas modificaciones no es inminente. No obstante, todo indica que cuando se apruebe definitivamente el texto, no distará mucho del proyecto.

¿Cómo queda la copia privada con la nueva ley? ¿Podré seguir copiando si es para uso privado?

La copia privada es ya poca cosa hoy, pero con esta reforma se la deja en poco menos que nada.

Tradicionalmente la copia privada era, simplemente, aquella que se hacía para uso privado, sin fin lucrativo y sin propósito de una ulterior difusión. Diversas reformas de este concepto han ido restringiéndolo paulatinamente con el objetivo de excluir de la copia privada a las descargas de internet. Esta reforma culmina esa labor y con el concepto de copia privada que tendremos en la futura ley, serán muy pocas las que puedan considerarse legales.

Según el texto del anteproyecto, solo se considerará copia privada, y por lo tanto copia no infractora, aquella que se haga por una persona física de un soporte original adquirido mediante “compraventa mercantil” o las que se hagan a partir de un acto de comunicación pública autorizado, por ejemplo copias de transmisiones de la televisión o la radio.

¿Qué es eso de la “tasa Google”?

La llamada tasa Google es un sueño húmedo de AEDE, la Asociación de Editores de Diarios Españoles. La reforma dice que las webs que agregan fragmentos no significativos de obras divulgadas en publicaciones periódicas tienen que pagar una remuneración al editor de la publicación. Aunque se llame popularmente como “tasa Google”, porque claramente es a ella a la que se ha tenido en mente al redactarse el artículo, lo cierto es que la definición es lo suficientemente amplia como para afectar a muchos más prestadores de servicios. Agregadores de contenidos como Menéame pueden encajar en esta definición.

 

Seguir leyendo a David Bravo en eldiario.es

Anuncios