Home

El Anteproyecto de Reforma de la LPI dicta que los creadores de contenidos tendremos el “derecho irrenunciable” de cobrarle a los agregadores por las citas

Rebeldía

Cuando uno sueña con que la cosa no puede ir a peor… llega Wert y te despierta. Tras el revés que supuso la aprobación de la ‘Ley Sinde‘ (desde entonces ‘Ley Sinde-Wert’) a pesar de las históricas movilizaciones en la Red, nos enfrentamos ahora a otro ataque frontal a las libertades, los derechos individuales y la innovación. ‘Ley Sinde’-Reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI)… ¿Odiabas el caldo? Toma dos ‘tasas’.

He leído con atención casi todo lo publicado estos días acerca de la mal llamadatasa Google‘, ese añadido de última hora al anteproyecto de reforma de la LPI, y mi indignación ha ido, de forma paralela y causal, en aumento. Y no por lo que puede tener de batalla legal entre gigantes, allá los editores españoles si quieren hacer el ridículo como ya lo hicieron sus colegas belgas, alemanes o franceses. Que los de aquí también tienen derecho, oiga.

Canon Aede

Mi indignación tiene que ver con que, en realidad, tras eso de la ‘tasa Google’ lo que se esconde es un atentado en toda regla contra los fundamentos de Internet y de la propia comunicación (enlace, cita…), pero también contra un derecho individual básico: el de que cada cual pueda ofrecer su obra bajo las condiciones que considere oportunas. Todos tendremos que cobrar –aunque no quieras, aunque ofrezcas tu obra con licencia libre–, y cobrarlo a través de una entidad de gestión, llámese Cedro o Aede –pertenezcas a ella o no–, que luego repartirá sus ganancias entre sus socios –estés tú entre ellos o no– según el criterio que les parezca.

Sí, porque aunque aún no se ha hecho público de forma oficial el texto íntegro de este nuevo esperpento de ley, sí parece claro (.docx) que cobrarle a los agregadores (Google News, Yahoo News, Menéame, Twitter…) por reproducir tus titulares y “fragmentos poco significativos” de tus textos será un “derecho irrenunciable” que afectará no sólo a los grandes medios, sino a todos los que publicamos en la Red de forma más o menos regular. Un blog, por ejemplo:

“¿Y qué ocurrirá con los medios y blogs que no pertenezcan a AEDE o CEDRO o que publiquen con licencias copyleft? Al ser un derecho irrenunciable, a pesar de no ser miembro de AEDE o incluso tener una licencia de uso copyleft en un blog, que de antemano permita la difusión y comunicación completa de las obras periodísticas, las entidades de gestión, en este caso CEDRO, tienen capacidad para recaudar en su nombre”.

¿Derecho irrenunciable? ¿Desde cuándo un derecho puede ir en contra de la persona a la que se supone que beneficia? ¿Desde cuándo se le puede imponer a alguien un derecho? ¿Qué diferencia, pues, al derecho de la obligación? ¿Y del castigo? Impresionante.

No soy jurista, no tengo muy claro los aspectos legales ni la verdadera dimensión de este “derecho irrenunciable”, pero tenga la trascendencia que tenga, advierto desde ya que yo sí renuncio. Renuncio a que alguien me pague por robar difundir mis textos a través de enlaces, citas o titulares. Renuncio a que alguna entidad escogida a dedo y con la que no guardo ninguna relación pueda recaudar dinero en mi nombre. Renuncio a que esa entidad se reparta ese botín a mis espaldas. Renuncio, en definitiva, a formar parte de esta estúpida componenda.

Seguir leyendo a e en Mangas Verdes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s